Los Derechos Humanos No Son Iguales Para Todos

0
1435

Crearon falsas instituciones para emitir condenas infames

Los Hermanos Musulmanes, cuyos representantes ganarán seguramente las próximas elecciones en Egipto, quieren aprobar una ley en el Parlamento egipcio, que dominan, en la que se permita tener sexo con sus mujeres muertas. Al parecer es una práctica aceptada por el Islam ya que quieren legalizarla. Es un acto fuera de todo concepto humano que se puede encuadrar en siglos anteriores donde la barbarie era la ley y la forma de vida. ¿Es esa organización digna de ser parte de la vida política mundial en una sociedad civilizada?
Es obligatorio creer en el cumplimiento de los derechos humanos, no en dudosas organizaciones.
El ser humano es y debe ser el centro de las preocupaciones cuando se producen hechos que pueden afectar la vida, la salud, su integridad mental y física. Es difícil que alguien pueda rebatir esto con argumentos sólidos. Como la mayoría de las personas civilizadas, nací, crecí, estudie y viví con esa premisa. El ser humano como base fundamental, la libertad, el derecho a expresarse libremente, el poder pensar y cuestionar, producir hechos que cambien las injusticias y trabajar para modificar lo que está mal.
Los israelíes aman la vida. Tanto los judíos religiosos como los no religiosos la valoran quizá como nadie en el mundo. El constante peligro al que se ve sometido el territorio de Israel y sus habitantes sensibilizan al ciudadano al máximo dejándolo expuesto a reacciones espontáneas que incluso no van con sus convicciones. Sin embargo, aun cuando pueda haber errores, en los momentos más críticos, los verdaderos derechos humanos afloran a la superficie. Hablo de esos derechos inherentes a las personas que no son manejados por ningún gurú de turno ni por organizaciones que en realidad lucran con su actividad.
La muerte o las heridas a una persona son algo malo que no queremos que suceda, la salud mental de las personas también nos importa. Sin embargo tenemos que defendernos de los ataques y peligros, porque hay quienes no nos quieren ver más en los mapas, y quienes quieren hacernos desaparecer.

Las falsas organizaciones
Hay muchísimas organizaciones de derechos humanos que han sido creadas por quienes menos respetan esos derechos. Lo han hecho con el único propósito de utilizar esa plataforma para sus fines políticos y muchas veces para fines delictivos. No solamente lucran con ellas o reciben donaciones de dudosa procedencia, sino que actúan en claro beneficio de sus donantes y de sus integrantes.
A partir de esta situación, decir que creo en los derechos humanos me produce una sensación desagradable. Rechazo en forma absoluta lo que hacen, cómo lo hacen, con quién lo hacen y contra quién. Pero en realidad no debemos dejarnos llevar por ellas y cambiar nuestra actitud. La difícil situación mundial hace cada vez más necesario afirmar y defender lo que pensamos y sentimos, dejando claro que es lo que queremos para este planeta que esta tan amenazado.

Los derechos humanos requieren respeto mutuo
De que vale que nosotros creamos en los derechos humanos si quien nos ataca no cree en nada de eso y no los respeta. Ellos violan en forma permanente nuestro derecho a vivir en paz, a no recibir misiles mientras trabajamos o estudiamos, a no tener que pensar que nuestros hijos pueden ser alcanzados por un proyectil tirado al azar sobre nuestro territorio.
Muchos creen que deberíamos recibir a nuestros enemigos con una sonrisa, invitarlos a pasar a nuestra casa y


agasajarlos con café. Como podemos imponer nuestras convicciones y aplicarlas si cuando nos defendemos nos tildan de crímenes y de violaciones a las normas internacionales. Ni una sola vez, estas organizaciones ni otras instituciones que deberían regular la relación entre los países han condenado ni advertido a quienes comenzaron las agresiones si estas se produjeron contra judíos o israelíes. Dejan ver en todo momento que la ley que aplican no es pareja para todos.
Ante noticias que digan que alguien ha sido condenado por el motivo que sea, no puedo evitar averiguar quién emitió la sentencia. Nos hemos acostumbrado a leer y creer en los titulares de los diarios sin investigar de qué se trata. Me recuerda ese cuento del ladrón que escapaba de la policía y cuando estos se le acercaron gritó: ¡policía, policía, allá va el ladrón! Poniéndose en su condición de denunciante a salvo de ser apresado.
La opinión pública podrá ver al ladrón como quien ayudo a la Policía, pero sin embargo él seguirá siendo el ladrón. Cuando una Organización de Derechos Humanos manejada y liderada por intereses árabes extremistas o por sus socios europeos condena a Israel por cualquier tipo de violación, no deberíamos ni ocuparnos del caso. No tiene ningún valor una sentencia decretada por quienes cometen en realidad el delito y solo están disfrazados detrás de una legalizada ONG. Pero el mundo se guía por esas sentencias y muchos se suben al carro sin saber siquiera de que se trata. Condenar a Israel es redituable, siempre trae adeptos y deja al descubierto los prejuicios y el antisemitismo que está lejos de desaparecer.Estamos al borde de una posible guerra
Me gustaría saber si los judíos tenemos el derecho a defendernos de un enemigo que está a punto de obtener armas nucleares y que ha declarado sin cesar en todos los estrados que quiere eliminar a Israel y sus habitantes. En caso de que tengan la bondad de concedernos ese derecho, me gustaría saber con qué métodos creen que podremos defendernos, esos con los que no nos puedan acusar de las peores acciones. Quisiera entender cuál es la forma de defenderse de un enemigo de tal magnitud para que sea encuadrada dentro de la legalidad internacional que la otra parte se empeña en no respetar.
También me gustaría saber quienes tienen la autoridad para juzgar sobre esta situación, y cuando lo sepa, saber también si tienen la autoridad moral suficiente para ello. Quisiera informarme porque no es condenado en los foros mundiales quien quiere abiertamente matar a un pueblo entero y volar en pedazos su territorio.
Para entender este mundo en el que vivimos quisiera saber si no lo han hecho por convicción o por miedo, aunque ambas cosas terminen siendo inaceptables.
Los líderes mundiales y millones de ciudadanos miran los hechos con absoluta falta de interés, como si se tratara de un problema que no los afecta. Si Irán logra armas nucleares, muy pronto se darán cuenta cuan equivocados estaban.
Pero ya será tarde. Israel es solo el primer escalón de una larga escalera que incluye a muchos de los desinteresados de hoy. El gobierno fundamentalista de Irán no solo odia a Israel y a los judíos. También esta ávido de poder y quiere dominar el mundo. Para eso se está preparando. Quienes no pongan las barbas en remojo y tomen reales medidas para evitarlo sufrirán luego las consecuencias. En ese momento solo valdrán los derechos humanos de los iraníes, ni los nuestros, ni los vuestros.