TENEMOS UNA OPORTUNIDAD

0
867

Ganamos todos o perdemos todos

Editorial by Bernardo Ptasevich    06 05 2021

Llegó el momento histórico, esos momentos que solo suceden una vez. Los aprovechas o los dejas pasar y esperas que el tren pase por tu puerta otra vez dentro de varias décadas. En la vida suceden cosas buenas y cosas malas. Las cosas buenas hay que disfrutarlas, las malas analizarlas y buscar el mensaje o los efectos interesantes que producen. 

FORMAR GOBIERNO PARECE TAREA DE MAGOS

Varias elecciones en solo dos años nos dicen que algo no funciona bien. O el sistema electoral, los políticos, el gobierno, la oposición, en definitiva, nosotros que somos los ciudadanos y los responsables de todo lo que nos pasa. Por primera vez el Primer Ministro en funciones no pudo imponer su poder por sobre la razón. Quien durante años ha sembrado odio no puede pensar que eso es gratis, que no deberá pagar el precio por sus actos. Denostó e intentó destruir a muchos políticos y  mucha gente, incluyendo la suya. Pero nada es para siempre. Incluso dentro de su partido y a pesar de que muchos le temen comenzaron a aparecer los espacios para un cambio. No hay razones por las cuales esas  personas a las que maltrato  y utilizó a su antojo lo apoyen de nuevo en esta ocasión. Siendo una persona tan capaz e inteligente no midió en forma adecuada las consecuencias de sus decisiones coyunturales. Todo se paga en algún momento. 

Luego del plazo que le otorgara el Presidente Rivlin para formar una coalición y a pesar de los múltiples ofrecimientos que hizo para conseguirla, no lo ha logrado y tuvo que devolver el mandato. Claro que con la esperanza de ir a fin de año a unas quintas elecciones mientras se mantiene al frente del país. Cinco elecciones en poco más de dos años es algo que la mayoría de la población no desea. 

En estas circunstancias, el Presidente de Israel entregó la tarea de formar gobierno a Yair Lapid quien deberá responder a las expectativas en poco menos de un mes. Todo esto ante las infundadas amenazas de Bibi que no deja de lado su estilo aun en la derrota. Su táctica del miedo exclama que se está formando un “PELIGROSO GOBIERNO DE IZQUIERDA”. Para él, todo lo que no sea pro Bibi es izquierda. Así, como por arte de magia Saar y Benett se convierten en izquierda en la boca del Primer Ministro Netanyau. 

Lapid va a intentar formar gobierno. Está decidido a hacer concesiones entendiendo que es la única forma de lograrlo. Al fin se piensa utilizar la política para lo que sirve y es importante, o sea CONSENSUAR. 

UNA GRAN OPORTUNIDAD

Es una oportunidad única. Hacer un PLAN DE GOBIERNO que todos los sectores respeten, una línea de trabajo sobre las coincidencias ya que todos sin importar a qué grupo pertenecen quieren seguridad, salud, educación, trabajo, entre otras cosas.  

Una oportunidad única de juntar a la gente que no tenga procesos judiciales en un gobierno que represente a los ciudadanos del país. No creo en un Israel de un solo sector, sea el que sea. Ni solo los religiosos, ni los antirreligiosos, ni los de derecha, ni los de izquierda, ni los del centro ni los árabes. El gobierno debe ser fiel representante de la sociedad a la que dirige, a sus ciudadanos, y debe hacerlo tomando en cuenta a todos.Es la unica forma de poder respetar las leyes y las medidas que tomen los responsables de cada área, quienes nos dicen lo que debemos hacer y lo que no debemos hacer. Ahora que el miedo al rey está desapareciendo, entiendo que muchos integrantes del Likud también deberían sumarse a esta cruzada de DEMOCRACIA REPRESENTATIVA, al fin y al cabo fueron los más votados y solo la presencia de Netanyahu fue el impedimento de que lleguen a ser gobierno. Los religiosos deben también formar parte, no ya desde una posición de poder que permite extorsionar para conseguir beneficios en condiciones excesivas y discriminatorias con el resto de la población, sino en su justa representación proporcional. Lapid debe tener la valentía e inteligencia de poder integrarlos, cuanto más amplio sea el acuerdo, más ciudadanos se sentirán parte de esta nueva etapa. Los árabes israelíes que son parte de la sociedad y a quienes alguien les dio la ciudadanía, también deberán tener participación. Entiendo que el temor a compartir con ellos datos de seguridad hará que lo hagan desde algún sector que no altere la tranquilidad de la sociedad, por lo menos hasta que en los hechos demuestran un cambio real de actitud que asoma en alguno de sus líderes. 

UN PAÍS DIVIDIDO EN MUCHOS SECTORES

Todas las etiquetas fueron pulverizadas en esta elección y las últimas precedentes. Seguramente será igual si finalmente hay una quinta elección. El país está formado por muchas partes y Netanyahu se encargó de enfrentarlas entre sí para reinar. Su táctica fue dividir para tener más poder. 

El ejecutivo debe ser compartido en forma razonable y los cargos de decisión más importantes también, algo posible si todos firman el plan maestro de coincidencias antes de asumir. Entonces no sería fundamental a quién le toca en cada periodo ser Primer Ministro, o Ministro de otros sectores, salvo por la razonable competencia política de cara al futuro. Pero lo mejor que pueden hacer para pensar en posibilidades propias es hacer las cosas bien, demostrar su capacidad y honestidad y cumplir con los acuerdos comprometidos. Si el ego no les juega una mala pasada, es posible tener un equipo de gobierno ampliamente representativo, donde las coincidencias están plasmadas y documentadas  para el Poder Ejecutivo y las diferencias vayan a debate en una Knesset que refleja claramente la proporcionalidad de la ciudadanía

LA GRANDEZA DE LOS LÍDERES DEBE APARECER AHORA MISMO. 

Hace falta grandeza, Israel fue creado con ella, fue desarrollado con ella, y esta es la gran oportunidad. Es el momento de los Estadistas y no de la Politiquería. Es el momento de la unión y no de las grietas, es el momento de comprendernos y abrazarnos y no de las peleas. Si dejamos pasar la oportunidad, quizás no haya otra. 

Ser tolerante con quien piensa diferente, pensar que tienen razón en algunas cosas y otros tienen razón en otros asuntos. Conversemos, cambiemos opiniones con respeto, tratemos de convencer con palabras, sin agresión verbal y mucho menos violencia. Tenemos familia,  hijos, nietos. Todos queremos lo mejor para ellos de la misma manera. El fanatismo es muy malo, en el rubro que sea, política, razas, fútbol, y en cualquier ámbito. Del fanatismo al terrorismo solo hay un paso, y todos estamos en contra del terrorismo. Es momento de moderación, no de descalificación. Quien acepte una propuesta como esta no es un traidor, es alguien que entiende que hasta ahora toda la política ha funcionado de una forma equivocada, y ha llegado el momento histórico de cambiar. 

UN GRAN PAÍS ESPERA GRANDES DECISIONES

Este gran país, lo hicieron los ciudadanos, los pioneros y los que llegaron luego desde todo el mundo. Este país es un milagro, uno que debemos conservar y seguir desarrollando. Que los políticos entiendan eso y se sumen. Si los gobernantes actúan en contra de los ciudadanos no hay futuro. TODOS JUNTOS, con similitudes y diferencias podemos seguir siendo mejores. Ojalá todos entendamos esto. 

Que cuando haya un nuevo gobierno lo más representativo posible de la realidad de quienes vivimos en Israel, legislen para tener una Constitución, trabajen para cambiar y modernizar las leyes electorales, pero no una reforma a medida, no una que traiga monarcas o dictadores sino más representatividad, libertad, derechos y obligaciones pero razonables. Estaremos todos en el mismo barco tratando de llegar a destino. Merecemos esto, nos merecemos seguir avanzando, no descartar todo lo que el país ha logrado, sin importar quien lo hizo. Todo es una gran base para seguir adelante. Y vendrán muchas más Empresas, mucha más Tecnología, muchos más Emprendedores, muchos más países tendrán relaciones diplomáticas, y este pequeño trozo del mundo seguirá siendo una Luz para ser imitada. Reflexión, Tolerancia, Acción, mucha Democracia y un futuro increíble.