ISRAEL RODEADO DE PROBLEMAS

0
1320

Israel está rodeado de enemigos peligrosos y problemáticos

Movimientos dramáticos del tablero de ajedrez de Oriente Medio

El tablero de Oriente Medio pasa por un momento de gran movilidad. Las partes hacen su jugada y se posicionan ante los cambios que se produjeron y otros posibles que se avecinan. No sólo participan los países del área y los directamente involucrados en los problemas de la zona. Muchos países geográficamente lejanos tienen negocios y relaciones con los diferentes actores que los obligan a tomar posición mas allá de quien tenga la razón y sin importar los excesos que hayan cometido.

Tal es el caso de Rusia y China, que siguen apoyando al régimen sirio aunque ello les cueste enfrentarse, por ahora diplomáticamente, al resto del mundo occidental y a algunos países de la zona que ya no aceptan en silencio las matanzas que se producen a diario y que son atribuidas al gobierno de Assad.
No importa lo que es justo sino solamente lo que conviene. Rusia sigue impunemente vendiendo armamento y aviones de combate modernos a un gobierno enfrentado con su pueblo al que reprime sin medida. Cuando la mayoría de los países y sus representantes opinan que Assad deberá dejar el poder, por las buenas o por las malas, en un momento bastante próximo, los rusos solamente piensan en las ganancias que obtendrán y aceleran las entregas o la concreción de los negocios mientras su socio esté al mando.
Para ello, el canciller ruso Serguei Lavrov visitó Damasco y se entrevistó con el presidente Asad. En la capital siria se ven miles de banderas rusas en señal de agradecimiento por el apoyo prestado al gobierno. Por ahora no se vislumbra que Rusia vaya a retirar su apoyo a quien es de algún modo su aliado estratégico en la zona. De hacerlo perdería presencia e influencia en futuros acontecimientos.
Para reforzar su enfrentamiento con la posición europea y estadounidense ha vetado, junto con China, en el Consejo de Seguridad de la ONU el proyecto de resolución para condenar al régimen de Asad. Es la segunda vez que anulan toda posibilidad de avanzar en la posibilidad de un alejamiento del Presidente sirio que permitiría comenzar con una transición política más razonable y más pacifica.

Los ciudadanos y las embajadas corren peligro


Mientras tanto Estados Unidos ha retirado su Embajada y a todo su personal diplomático, dejando a los ciudadanos americanos que viven o están en Siria en manos de la Embajada de Polonia que aceptó hacerse cargo de sus asuntos. El presidente Barack Obama redobló su apuesta bloqueando todos los activos de Siria incluyendo los del Banco Central, en territorio estadounidense y recomienda a sus ciudadanos no visitar el país árabe por los peligros que representa la situación actual.
Otros países no han cerrado su sede diplomática pero llamaron a consulta a sus embajadores, convencidos de que está por producirse un desenlace que seguramente no tendrá nada de pacífico. La crueldad mostrada contra los opositores nos dice que nada será respetado. Basta ver fotos y videos tomados en la ciudad de Homs, la más castigada por el ejército, en la que apreciamos a niños pequeños corriendo desesperados por la calle para escapar a los bombardeos. Es hora de parar con estas matanzas, pero Asad defenderá su poder a capa y espada, cueste lo que cueste. Es de temer cual puede ser la última jugada desesperada antes de que caiga su gobierno. Si sus socios iraníes lo condicionan puede llegar a involucrarse en atacar a Israel, como forma de alinear a gran parte de la población en una causa nacional.

Israel rodeado de problemas


Jezbollah espera agazapado para sacar provecho de la situación aunque más no fuera recibiendo armamento o coordinando una acción conjunta con los sirios en contra de su enemigo común. Luego de enormes presiones, Hamás y Fatah han llegado a un acuerdo de reconciliación, otro más, aunque ahora quieren convencernos de que viene en serio la cosa. Los líderes del movimiento terrorista han perdido su sede en Damasco y por lo tanto se han debilitado. Necesitaban entonces un golpe de efecto que esperan conseguir con este acuerdo. Si bien Abás quedará al frente del nuevo gobierno de unidad, se estima que predominará la posición de Hamás en los asuntos referentes a Israel. Por ahora siguen declarando que se unen para combatir mejor al enemigo sionista y defender sus supuestos derechos.

En Egipto el avance de los Hermanos Musulmanes hace peligrar los acuerdos anteriores y se repiten los atentados con la intención de obstruir la llegada del gas a nuestro país. Irán sigue amenazando con la desaparición de Israel. Todos sus líderes lo gritan a viva voz. Desafían a la comunidad internacional mostrándole claramente el motivo por el que necesitan tener armas nucleares. Las respuestas se hacen esperar demasiado. El proyecto atómico sigue su marcha raudamente ante la inmovilidad real de occidente, de algunos países árabes preocupados y del propio Israel.Silencio obligado por orden del jefe y por la huelgaMientras Israel prepara su estrategia para enfrentar los diferentes y complejos escenarios posibles, Biniamín Netanyahu ordenó a sus ministros no hablar más sobre el tema Irán. No voy a suponer que él leyó mi comentario de la semana pasada, pero ya era hora de que ordene un poco la casa y muy necesario que imponga la autoridad que emana de su cargo ante algunos funcionarios que a cada momento le juegan una mala pasada a su gobierno.
Es evidente que a ese nivel no pueden hacerse declaraciones tipo Twitter o Facebook.
La reserva y la sorpresa son fundamentales ante cualquier acción que se necesite emprender. El tiempo se agota, mientras Irán avanza y las sanciones no producen el resultado deseado.
La tensión se puede sentir tanto en Israel como en el plano internacional. Puede ser que cuando menos lo esperemos estemos envueltos en un conflicto armado muy intenso del que no nos podremos excusar porque nos involucra directamente.
La creciente inseguridad sobre los próximos acontecimientos y algunos despilfarros financieros han logrado crear un momento mundial de grandes problemas económicos para la población. Los mercados están restringidos, las operaciones son escasas tanto a nivel mayorista como minorista, la presión de los impuestos sube porcentualmente haciendo casi imposible los pagos en tiempo y forma.
La nafta volvió a subir de precio mientras la energía y todos los servicios acompañan el alza. Todo sube salvo los ingresos. La fracasada reunión entre la Histadrut y el ministerio de Finanzas para tratar sobre el status de los obreros contratados fue la gota que desbordó el vaso. La central de trabajadores decretó una huelga general que ocasiona contratiempos a los ciudadanos y pérdidas al país, pero que se hace necesaria para presionar por soluciones a los problemas reales.
Horas antes de esta publicación se anunciaba que los Bancos, la Bolsa de Valores, el Banco Central, los trenes, autobuses, los tribunales de justicia, los parques nacionales y las municipalidades paralizarán su actividad. Incluso el Aeropuerto de Ben Gurión y los puertos cerrarán por unas horas en lo que parece el inicio de acciones mayores en reclamo de los derechos de la gente. Esperemos que esta huelga afecte también el habla de quienes con sus declaraciones irresponsables e inadecuadas ponen en peligro y afectan la seguridad de los ciudadanos y del país.