Ahmadinejad y Chávez son profesores de antisemitismo

0
1065

En las elecciones aparecerán las dos Venezuelas

Crece el antisemitismo en el mundo. En los últimos días asistimos a un gran brote de intolerancia que nace en la bajada de línea de los líderes que están en el gobierno de Venezuela y de Irán.

En Venezuela hemos visto graves publicaciones de diferentes organizaciones y medios que no son independientes sino que, por el contrario, dependen de su gobierno. En ese contexto ha subido rápidamente a la superficie toda la intolerancia de individuos que odian a los judíos y a los que el presidente iraní y el presidente de Venezuela les otorgan el plafón, la protección y la impunidad necesaria.
Esas personas, imbuidas del fanatismo de sus líderes, probablemente creen tener la razón. Actúan en consecuencia sabiendo que nadie les impedirá insultar, agraviar o discriminar ya que viven en países donde el gobierno apoya cualquier acción en contra de los judíos y de Israel aún cuando ésta implique cometer delitos. Hay que decir también que justifican cualquier acción contra los EE.UU y sus gobernantes. La intolerancia de estas personas no les permite leer o escuchar una opinión contraria sin despertar la ira individual y también grupal.

Chavistas se organizan para descalificar todo lo judío


Diferentes páginas de Internet que apoyan a Hugo Chávez se dedican organizadamente a responder con agravios cualquier publicación que opine contra el presidente venezolano. Como buenos alumnos de los profesores de antisemitismo descalificarán cualquier cosa que tenga algún roce con el judaísmo, sea presente o pasado tal es el caso de las barbaridades que dicen en contra del candidato de la oposición Henrique Capriles Radonski. Si bien él declara abiertamente que es practicante cristiano, su presunto delito es ser hijo de padres judíos y que sus abuelos estuvieron en los campos de concentración nazi.
No vamos a analizar la actuación política o empresaria de Capriles porque el motivo de los ataques es que no le perdonan su inocultable apellido judío. Para estas personas, esa relación de familia es motivo suficiente para que nadie le vote. No se habla de su capacidad o sus defectos políticos, no se habla de sus aciertos y errores empresariales, no se habla de sus propuestas. No hay que votar a H. Capriles porque tiene antepasados judíos. Los partidarios de Chávez actúan en grupo y se creen dueños de la verdad absoluta como todos los fanáticos. Pueden ver ustedes los comentarios organizados recibidos como un aluvión en mi nota de Aurora de la semana anterior para ver todo el odio y la intolerancia que cualquier opinión contraria a su presidente puede provocar. Imaginemos si la opinión fuera emitida por un venezolano al que tengan cerca y ni que hablar si éste fuera judío. Allí han volcado todo su odio y su rencor al judaísmo y a Israel, como lo hacen en sus páginas web o en las respuestas a los artículos de la prensa israelí o mundial que en donde se emiten opiniones. Para esta gente, opinar no está permitido.
Seguramente Hugo Chávez utilizará todo su poder y al propio Estado para contrarrestar el fulminante crecimiento de una oposición unida. Es posible que muchos venezolanos crean en sus mentiras de que los judíos son los dueños del mundo y que también quieren apoderarse de Venezuela. Pero la verdad se verá en las elecciones donde aparecerán las dos Venezuelas, una chavista y fanática que lo defenderá a capa y espada (o incluso con armas más sofisticadas) y otra que desea un gobierno que no solo sea elegido democráticamente sino que gobierne democráticamente, sin avasallar las libertades públicas y a la prensa independiente. En el peor de los casos, aunque la oposición no lograra derrotar a Chávez, algo está cambiando y por eso hay tanto nerviosismo.

En Irán justifican matar a todos los judíos incluidos los civiles

Asistimos desde Irán a un show mediático donde amenazar es algo normal y permitido. Los líderes iraníes amenazan con lanzar un ataque preventivo si se sienten en peligro. Es evidente que están en peligro y es debido a su capricho por lograr armas atómicas y por querer hacer desaparecer del mapa a Israel matando a todos los judíos por el mero hecho de ser judíos. Si viven en Israel no les importa, tampoco si se trata de hijos o nietos de judíos o hasta gente que ni siquiera practique el judaísmo.
Para ellos, la vida humana relacionada con el judaísmo no vale nada. Luego de una demostración cabal de fuerzas, misiles, barcos de guerra y piratas informáticos, también publican que van a matar a todos los israelíes y que incluso lo pueden lograr en pocos minutos.
Suerte que los iraníes, o la gran mayoría de ellos no saben español. De lo contrario, al igual que con los chavistas, veríamos nuestra red y este diario inundados de insultos fanáticos promovidos por las declaraciones mencionadas. Si estos líderes están en el poder es porque cuentan con un gran porcentaje de incondicionales que apoyan todas sus barbaridades. Seguramente hay otras opiniones que no pueden salir a la luz debido al peligro que ello representa.

EE.UU y Europa dicen que tenemos que esperar pasivamente


Los gobiernos de EE.UU y los líderes europeos nos quieren convencer de que sólo debemos esperar. Es difícil que Israel espere sentado plácidamente ser exterminado. Es difícil que sus ciudadanos esperen sin hacer nada, el momento en el que ya todo sea tarde. Es difícil hacer eso sin tener en la retina imágenes del holocausto, de la exterminación de nuestros abuelos y antepasados. Es difícil la guerra pero también la pasividad ante quienes nos van a matar si los dejamos. Venezuela no representa un peligro real para Israel pero su gobierno representa un peligro inmenso para los judíos venezolanos en primer lugar y para todos los judíos latinoamericanos.
Venezuela, gracias a su gobierno, es la puerta de ingreso del fanatismo iraní. El contagio del odio se produce rápido y se esparce más rápido todavía. En cambio, el Irán de Ahmadinejad y de los Ayatolah representa un peligro real, letal e inmediato que vamos a tener que afrontar de alguna manera en un tiempo muy cercano. Tengan la seguridad quienes amenazan y agreden a Israel que no nos quedaremos sentados a esperar nuestro final en manos de estos profesores del antisemitismo. La mayoría de los gobernantes y ciudadanos del mundo ya saben que están en peligro y no es Israel quien les puede provocar daño. El afán expansionista de Irán, su deseo de dominar primero el mundo árabe, de eliminar a Israel y a todo lo que se plante en su camino, es el mayor peligro para todos los países de Medio Oriente, de Europa y ahora también gracias a Hugo Chávez, América Latina.
Un día, cuando abran sus ojos, se van a encontrar dominados y explotados, no por los judíos, sino por quienes tanto defienden utilizando sus mismos métodos agresivos e intolerantes. No les voy a proponer que cambien, porque no lo van a hacer. No les contestaré con la misma moneda porque me convertiría en uno de ellos. Hasta puedo entender los motivos que los hace pensar diferente a lo que yo pienso. Pero su racismo descalifica cualquier razonamiento que es imposible desarrollar con gente fanática que se cree dueña de la razón absoluta sólo porque su líder se ha hecho con el poder y reparte (sólo una parte) de sus ganancias con los allegados, con quienes lo idolatran y lo defienden.