NETANIAHU ANALIZA DEMANDAS DE POSIBLES SOCIOS

0
832

APOYO POR PODER Y PROMESAS EN LUGAR DE PROYECTOS Y PROPUESTAS

Autor: Bernardo Ptasevich

Tal como se esperaba, formar una coalición de gobierno no resulta tarea sencilla. El Primer  Ministro que no es ingenuo sabía y sabe que una cosa es manifestar que lo apoyaran y otra son las condiciones que eso va a requerir. Varios partidos pequeños, entre ellos las agrupaciones religiosas que se saben necesarios, comienzan a pedir a cambio de su integración al gobierno cargos en el futuro gabinete, beneficios para sus huestes y que se implementen algunas de las leyes o programas que ellos defienden y prometieron a sus votantes. En muchos casos resulta un precio demasiado oneroso que preanuncia un futuro gobierno que no podrá funcionar como corresponde. En otro caso los posibles socios piden las mismas cosas incluso con orientaciones opuestas. El actual Ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman parece no conformarse con menos de lo que ya tenía. Sus electores son menos de los que hubiese deseado pero tienen una cotización alta en la “bolsa política” debido a la demanda de apoyo que esta escasa y se valoriza. Su mentado socio natural, Naftali Bennett no dará su apoyo solo porque así estaba coordinado. El tiene muchas promesas que cumplir si quiere mantener el apoyo de esos militantes que le otorgaron los mandatos. Un ministerio no alcanzará, seguramente habrá otros cargos y también concesiones. Deje para lo último la llave que abre las puertas, el titular del partido Kulanu, quizás el ganador de estas elecciones por la implicancia estratégica de su apoyo. Moshe Kahlon adelanto en sus declaraciones que iría con Netaniahu para implementar sus propuestas pero eso no era un cheque en blanco porque todavía faltan las negociaciones entre las partes. El no olvida los desplantes del Primer Ministro que le llevaron a decir que ya lo ha engañado antes y que puede volver a hacerlo. En realidad sus declaraciones fueron incompletas. Debió decir se sumara si recibe tales cargos y tal poder, eso como punto de partida. Hay un inconveniente de salida. Netaniahu comprometió con otros grupos algunos de los cargos que Kulanu pide lo que traerá el tira y afloje más importante de estas conversaciones previas.

NETANIAHU DARÁ LO QUE PIDEN O GIRARA SOBRE LA MARCHA?

Bibi Netaniahu es un negociador nato. Si algo hay que todos reconocemos es que sabe manejarse en las esferas del poder y que no tiene ningún problema ni prejuicio que logre inhibir su toma de decisiones. Cualquier enojo previo se puede solucionar si conviene hacerlo, no hay distanciamiento que no le permita conversar con cualquiera. Podemos decir que esta forma de actuar es bastante común entre los israelíes que han aprendido a ser prácticos y muy poco rencorosos. Pueden pelearse a los gritos, insultos, ofensas, y quizás si conviene o es necesario, al otro dia te saludaran como si nada hubiese sucedido. En este caso, después de haber dicho a todo quien quiera oir que jamás haría una coalición con la oposición aparecen manifestaciones opuestas. Sabemos que es una forma de presionar y aminorar las ávidas pretensiones de los que creía sus seguros aliados. Pero bastaría que uno de ellos no esté de acuerdo con lo que recibirá para debilitar al límite el futuro gobierno e incluso según quien sea, para que no se conforme la coalición mayoritaria. En ese contexto El Primer Ministro no va a descartar volver a plantearse la posibilidad de acordar con el segundo más votado a pesar de que ambos rechazaron de plano que esa opción sea posible.

PODRÍA HERZOG ACEPTAR UN ACUERDO PARA FORMAR GOBIERNO?

En principio Herzog no estaría dispuesto a aceptar una propuesta de ese tipo. Pero como la política es el arte de lo posible nada está descartado de antemano. Por ello podemos pensar que condiciones podría exigir Herzog para aceptar una coalición entre el Likud y su grupo. Lo primero y principal debería prevalecer la ética, no entrar en el cambio de apoyo por cargos, al menos no como condición para dar el respaldo. El debería diferenciarse de otros candidatos si quiere tener de verdad la posibilidad de un futuro político. Los ciudadanos están atentos a sus actos. Sus adeptos van a querer ver si pueden confiar en él la próxima vez. Cualquier acuerdo de este tipo debería incluir alguna de las propuestas principales de su plataforma. Algunas de ellas quizás coincidan con las del Primer Ministro. Sobre las otras tendrá que exigir que se implementen de forma tan sustancial que se vea su incidencia en el futuro gobierno. En el último periodo Netaniahu acordó con Lapid y con Zipi Livni y los integró como Ministros supuestamente para implementar alguno de sus planes. No cumplio con lo prometido y cuando vio que renunciarían los separó del gobierno para no mostrar debilidad en un momento en el que tenía decidido llamar a elecciones anticipadas. Hay que tenerlo en cuenta y quien integre la coalicion debera asegurarse de alguna forma que lo comprometa seriamente en los puntos del programa acordado. En caso de funcionar una alianza de este tipo seguramente la presión internacional se reducirá en primer lugar porque no sería un gobierno con posiciones tan extremas y en segundo término porque representan a un amplio sector de la población más moderada. No cabrían entonces partidos que hoy le exigen cambios difíciles e incluso quieren recuperar lo que en el periodo anterior han perdido. Un frente entre Netaniahu y Herzog puede ser complicado pero seguramente tenga para el país  un precio mucho menor que la opción de varios partidos con mucha ambición y necesidades. No debemos olvidar que el precio lo fijará el Primer Ministro pero lo pagaremos todos nosotros. Ninguna coalición que se forme será gratis, pero unas pueden resultar más onerosas que otras e incluso pueden provocar que el próximo periodo sea aún más complejo.

ALGO DE MODERACIÓN EN LAS ÚLTIMAS DECLARACIONES

El Primer Ministro ha bajado los decibeles de la campaña electoral. A tono con los pedidos del Presidente de Israel quien lo instó a buscar una alianza que gobierne para todos los Israelíes y que además logre un acercamiento con nuestros aliados. Los mensajes no son agresivos sino mucho más reflexivos aunque nos gustaría saber cuales representan su verdadero sentir y las ideas que rondan su cabeza, los de antes o los de ahora. Mientras en estas horas se sabrá el resultado de las conversaciones de Occidente con Irán, Netaniahu ha centrado su discurso en que ese es el mayor peligro para Israel algo con lo que la mayoría de los ciudadanos están de acuerdo. Por lo menos hasta que salga el humo blanco y podamos saber quienes nos van a gobernar veremos esa tónica conciliadora propia de no tener aún decidido que barco tomar y hacia qué rumbo emprender el nuevo viaje. Nosotros los pasajeros no intervenimos. Lo hicimos cuando votamos pero ahora ya no podemos opinar.