HOY LA PAZ NO ES POSIBLE

1
885

Las opciones son: acordar o aniquilar al enemigo

Autor: Bernardo Ptasevich

Shalom, un saludo muy lindo pero que ha quedado sin contenido real durante las últimas décadas y sobre todo sin esperanzas de que se haga realidad. La acción de aniquilar por más que nos referimos a los terroristas suena terrible. Eso es lo que quieren hacer con los judíos para desaparecer a Israel del mapa. Se habla sobre la paz pero pasan los años y todo continua igual. Es que no existen las posturas intermedias entre acordar y aniquilar? En todo caso estas pueden ser el camino a una solución real y definitiva. Hasta ahora todo ha resultado ser pura retórica.

ANIQUILAR A LOS COMBATIENTES DEL ENEMIGO

Solo hay dos opciones para que la paz sea en el futuro una realidad. La primera es aniquilar al enemigo, algo tan improbable como cuestionable, especialmente por los costos humanitarios que trae consigo. No olvidemos que los terroristas actúan y viven camuflados dentro de poblaciones civiles. Atacarlos hasta el final traerá consigo la muerte de muchas personas que no participan activamente de los conflictos. Es también cuestionable porque justamente refiere a los métodos y a la cultura que el enemigo profesa como base misma de su existencia. Los enemigos se reproducen como la hidra, aún más cuando alguno de ellos sea vencido. Parece también improbable que Israel pueda aniquilar simultáneamente a todos. Los territorios en que se encuentran están separados, la cantidad de combatientes activos y el poder económico emanado del petróleo lo superan ampliamente. Solamente la investigación que avanza a pasos agigantados y el desarrollo tecnológico israelí han mantenido un equilibrio para que esto no incida de forma contundente pero no se ha logrado la supremacía suficiente como para imponerse en un solo acto a la totalidad de los peligros existentes.

ACORDAR Y NEGOCIAR COMO HASTA AHORA

Si aniquilar es una opción descartada salvo necesidad imperiosa y extrema, acordar se presenta imposible en las condiciones actuales. El enemigo está compartimentado en tantos pedazos que ningún puzzle podria armar jamás. Son porciones tan diferentes que no pueden unir sus piezas casi en ningún punto. Por lo tanto no hay un enemigo con quien acordar. Hay muchos enemigos que a su vez están divididos y son autónomos. No hay forma de acordar con todos ellos con lo cual cualquier acuerdo parcial es bombardeado y boicoteado por el resto. Tal como están las cosas los esfuerzos por conseguir acuerdos de paz en negociaciones se hacen estériles e innecesarios. Si no vemos esta realidad seguiremos negociando sobre la nada, realizando costosas conversaciones inútiles que están destinadas al fracaso antes de comenzar. Las negociaciones son utilizadas por ellos para acomodar sus frentes internos y sus relaciones internacionales. Podemos conversar otros 100 años con algún sector que también quiera hacerlo y nunca vamos a llegar a un acuerdo que de todas formas no tendría valor para todos. Queda como único recurso defenderse en forma continua, audaz y creativa contra todo tipo de ataque. Las agresiones vendrán de varios frentes, no solo con ataques sino también con diplomacia. Para ejemplo tenemos a los palestinos que buscan llevar a Israel a la Corte Penal Internacional de la Haya y hasta la frivolidad de pretender que la FIFA acepte suspender la afiliación de Israel utilizando el fútbol para el reconocimiento a sus demandas aprovechando la difusión que tiene en todo el mundo. No habrá área ni rubro en el que los israelíes no reciban ataques, bloqueos o boicots. Esta claro que los enemigos de Israel no quieren la paz. Aun si formaran un solo bloque no sería para lograr acuerdos. No les interesa el tema de la paz negociar seriamente bajo ninguna circunstancia. Su razón de ser es acabar con Israel y con los judíos. El conflicto armado es el camino, ya sea en guerras formales, atentados suicidas o ataques a la poblacion civil israeli. De haber algún tipo de acuerdo estarían traicionando sus postulados lo que equivale a perder la guerra. Las demandas del enemigo siempre incluirán nuestra destrucción. Por lo tanto la paz es un deseo que resulta imposible de implementar y conseguir. Es una pérdida de tiempo y de recursos. Estaríamos ante una expectativa equivocada tomando el camino de supuestos acuerdos diplomáticos. A la vista de los hechos reales todo intento de negociar es pura conversación. Debemos dejar de hacerlo hasta que las condiciones cambien, algo también poco probable si no se dan ciertas condiciones.

EJERCER PRESIÓN PARA OBLIGARLOS A NEGOCIAR

Solamente una gran presión, diplomática, económica y armada puede ponerlos en una mesa de negociación por necesidad. Solos o con nuestros aliados debemos llegar a una combinación entre “el no deseado aniquilamiento y las negociaciones en vano” Ante la posibilidad de perder las batallas el enemigo puede ser  llevado a aceptar condiciones que hoy rechazan. En principio pueden aceptar con el único objetivo de aminorar la presión bélica. Una vez que se sienta liberado de la presión volverán a la carga. Por ello la presión deberían mantenerse hasta el final de un acuerdo que contemple la seguridad de Israel en todos los sentidos. Hamas nunca negó que su objetivo es destruir a Israel y tirar a los judíos al mar. Sin embargo cuando esta contra las cuerdas no sólo aceptó las treguas sino que las pidió a gritos. Lamentablemente usaron este tiempo para rearmarse, volver a construir o reparar túneles, recibir armas,ayuda internacional o volver a fortalecer su imagen interna y externa. No podemos omitir que nuestros enemigos cuentan con el apoyo de muchos países y organizaciones internacionales. La propia ONU está conformada en su mayoría por ellos mismos o miembros que simpatizan con sus causas y odian a Israel.

EL BARCO PUEDE LLEGAR A BUEN PUERTO O NAUFRAGAR

Hasta el momento, ante los ataques terroristas o de los países donde operan, Israel se defiende, pasando luego a una defensa activa que es el ataque al lugar desde donde fue agredido. Siempre es muy criticados por estas acciones, pero debemos ver de donde parten esas críticas. Vienen de los simpatizantes de terroristas porque conviene a sus intereses. De todos modos en la práctica son sólo declaraciones y no cambian nada. El único peligro real es la acción del enemigo y el apoyo en armas o dinero que reciben, no lo que sus simpatizantes dicen o difunden por los medios. En definitiva, no debemos negociar más en las condiciones actuales por ser una pérdida de tiempo y recursos. Tenemos que ejercer presión en todos los frentes y estar preparados para casos extremos. No podemos parar a mitad de camino, una vez decidido debe ser hasta que una negociación final traiga realmente la paz. No debemos aceptar treguas ni impasses que permitan fortalecer a los enemigos. Todas estas acciones deben tener el apoyo mayoritario en la Knesset en representación de los ciudadanos. De esa forma tendrán el peso suficiente y necesario para la aceptación o tolerancia internacional. Estamos en un barco que puede naufragar o llegar a buen puerto. La paz es un objetivo que hoy no es posible conseguir. Primero hay que modificar el tablero.

1 Comentario

  1. No hay que hacer nada grandioso.
    Pero se puede declarar unilateralmente un periodo de 6-9 meses sin construccion de nuevas vivendas en la Cisjordania, y sin ‘declarar» nuevas licitaciones, e invitar publicamente a los Palestinos a volver a las negociaciones…
    Si vuelven…habra negociaciones que detendran los reconocimientos Internacionales a Palestina.
    Si no vuelven…quedara demostrado nuevamente su ‘negativa» a conversar, lo que nos otorgara «puntos» en la opinion publica Internacional.