LA GUERRA QUE MIRAMOS POR TV

0
1272

Algunos la ven como una novela o un cuento.

LA GUERRA QUE MIRAMOS POR TV

Autor  Bernardo Ptasevich

Como si fuera una telenovela, un reality show o un partido de fútbol, muchos ciudadanos siguen las noticias de la guerra como si fuera algo irreal, algo que no sucede o que por lo menos no sucede aquí y ahora. Hay tres palabras que debemos recordar y honrar en momentos como este: respeto, responsabilidad y solidaridad.

SER RESPONSABLE CON LA FAMILIA Y CON UNO MISMO

Las playas de Tel Aviv y en toda la costa del Mediterráneo siguen llenas de gente, aun cuando suenan sirenas que anuncian la caída de un misil. Muchos corren sin saber a donde porque no hay refugios tan cercanos para luego de la explosión o del tiempo prudencial volver a quemarse al sol o darse un buen baño de agua fresca.

Los complejos comerciales siguen llenos de visitantes israelíes, familias con sus niños que tratan de disfrutar de las vacaciones. Los parques muestran los asados al aire libre de los fines de semana ante la inminente terminación de las vacaciones escolares y miles de familias religiosas hacen su habitual ultimo recorrido turístico antes del inicio de las clases.  Los restaurantes con terrazas al aire, son quizás los más afectados por el conflicto y los son por la propia decisión de sus dueños que asumen la responsabilidad que nadie toma en playas y parques públicos. El torneo de fútbol ha sido suspendido. Debería suspenderse todo acontecimiento al que concurre mucha gente y programado en lugares al alcance de los misiles de Hamas.

Las imágenes de destrucción que vemos en la TV son en general fuera de Israel, en la Franja de Gaza. Quizás eso nos haga sentir a veces que la guerra no es tan real, que no es algo tan grave que está pasando a los israelíes, que la tragedia no nos va a tocar a nosotros en forma directa. Escuchamos slogan como  “hay que seguir viviendo, que el terror no nos paralice, somos un país fuerte”.  Pero aunque todo esto sea cierto estas frases hechas animan a no tomar las precauciones que corresponde a los hechos que suceden. Una persona mayor puede decidir ir a un sitio peligroso donde pueden caer proyectiles de Hamas, no deja de ser una irresponsabilidad pero es su propio riesgo. Pero los niños que además no pueden entender bien lo que pasa y lo que representa, no tienen poder de decisión. No es razonable que los padres los expongan a tantos peligros solo para tener un poco de distracción o diversión.  La responsabilidad de una orientación responsable debe venir en primer lugar desde el gobierno. Luego la deben ejercer los ciudadanos, principalmente los padres. Quien puede no haberse conmovido al ver la foto del niño Daniel Tregerman asesinado por Hamas. Pudo haber sido su hijo, su nieto, o los míos.  Su imagen con la camiseta  argentina publicada en todos los medios debió servir al menos para impactar un poco las conciencias o como llamado de atención de que la cosa es en serio. Sin embargo pasadas unas horas, del terrible suceso todo sigue como antes, para algunos la guerra es de otros, no de nosotros.

RESPETO. “LOS SOLDADOS DIERON SU VIDA POR TI Y POR MI”

Es mucho pedir que tengamos respeto, que honremos a los soldados caídos y también a los todavía están luchando para defendernos y defender el país. Que tiene que pasar para que nos demos cuenta que esos hombres que cumplen sus obligaciones de ciudadanos y de soldados son parte de nosotros ? Podemos crear una conciencia colectiva de que todos somos soldados aun sin estar alistados ?, que debemos estar dispuestos y listos para ayudar y colaborar con ellos en lo que necesiten?. Al comienzo de la guerra  hubo campañas en diferentes ciudades para recolectar ayuda y movilizar a la población, muchos emprendimientos individuales pocas veces canalizados por las vías institucionales. De todas formas hicieron su papel, acercaron a la línea de fuego elementos que eran necesarios para los soldados y fue una forma de mostrarles que estamos todos juntos en la misma y difícil  empresa. Pero a medida que pasaron los días ese impulso ha disminuido demasiado. Las treguas, la retirada de los tanques al borde de la Franja de Gaza, la sensación de que nuestra kipat barzel puede protegernos de todo lo que llega, y las obligaciones propias de seguir trabajando duro para vivir, convirtieron esta terrible y necesaria guerra en episodios que seguimos por TV, a través de los noticieros o en las redes, como una serie en capítulos diarios. Los israelíes debemos saber que hay peligros reales que pueden afectar a nuestra familia y  al país. Hamas, Hizbolah, ISIS y los grupos islamistas que apoya Qatar, están esperando el momento oportuno para dar el zarpazo. No podemos descuidarnos en lo más mínimo, ni el gobierno, ni el ejército, ni los ciudadanos. La guerra es de verdad, demasiado verdadera, demasiado cruel, demasiado peligrosa, y demasiado incierta.

LLEGAN NOTICIAS DE UNA NUEVA TREGUA

La confianza está desvalorizada. Aunque digan que  ahora es por un largo periodo nadie puede asegurarlo. Hasta ahora Hamas no ha cumplido con nada de lo acordado. Por otra parte la organización terrorista declama a todos los vientos que ha vencido a Israel. Animan a la gente que sale a la calle con fuegos artificiales, autos último modelo en estado impecable, personas vestidas como cualquiera de nosotros, toda una imagen  absolutamente contraria a la que vimos en los medios  los últimos cinco meses. No era que no había nada en Gaza? Parece que no hay comida pero si hay fuegos de artificio para festejar y otros bienes muy bien conservados que no fueron alcanzados por los puntuales y selectivos ataques israelíes. Todo muy confuso. En Israel, Naftali Bennett, Avigdor Lieberman y Yitzhak Aharonovich, no están de acuerdo con una tregua de este tipo que no termina de establecer las condiciones de seguridad. Además esa postura les arrimara votos en perjuicio del Primer Ministro Netaniahu al que están seguros de abandonar muy pronto y a medida que se acerque la fecha de las campañas políticas. El ministro de Justicia del gabinete israelí, Tzipi Livni, declaró horas antes que el final de las operaciones militares no debe incluir «ningún logro significativo en lo político para Hamas¨ La población tampoco esta muy de acuerdo porque ya se cansó de los misiles y creen que  Hamas pronto volverá a tener arsenales sin importar el control que se intente ejercer. En las redes sociales aparece en forma reiterada una consigna que muestra la disconformidad con lo actuado en las negociaciones. ¨BIBI A BAITA¨ se repite en los comentarios de cada nota referente al tema.  Estamos seguros que ni Egipto, ni Usa, ni la Onu, ni nadie, va a encargarse de controlar para eliminar los peligros asi como no harán el trabajo por nosotros. Israel sigue estando solo. De ninguna manera ha perdido en las confrontaciones, salvo en la mente mentirosa de los dirigentes del Hamas. Ojala haya una posibilidad de vivir en paz. pero reina un gran escepticismo al respecto.