Quien quiera oir, que oiga

0
745

QUIEN QUIERA OIR QUE OIGA

Netaniahu dijo en la ONU unas cuantas verdades

Autor   Bernardo Ptasevich

Escuche atentamente el discurso del Primer Ministro Netaniahu en la O.N.U, mientras se observaban cantidad de sillas vacías. No hacía falta leer los carteles para saber a quién pertenecían. La alocución estuvo llena de mensajes y también de propuestas. Nadie puede decir que fue un discurso agresivo sino que por el contrario fue conciliador y un llamado a negociar la paz verdadera.  Por supuesto las palabras del Ministro caerán en saco roto, en oídos sordos, y serán ignoradas por toda la comunidad islámica y por los representantes de países que apoyan al islamismo que hay en ese recinto. Los que quedaron en la sala aplaudieron una y otra vez, pero los aplausos no cuentan. Aun que estos se conviertan en votos, los que se retiraron harán prevalecer su mayoría una vez que las cosas lleguen al Consejo de Seguridad. Se escucho un detallado informe de las concesiones que se han dado en los últimos tiempos en busca de un acercamiento y el rechazo que cada una de ellas recibió dando como respuesta ataques terroristas y envió de misiles. Netaniahu recordó como Hamas se hizo del poder en la franja en solo un día, lo que demuestra la fragilidad y poca representatividad que tiene M. Abbas. Lo que este último resuelva en caso de que cambiara su actual actitud intransigente no será válido ni será aceptado por el grupo terrorista. Ante cualquier decisión hacia la paz hará lo necesario para despojar al Presidente Palestino de su cargo y hacerse del resto del territorio.  El plan de la conciliación de las dos partes en pugna para presentar una única cara ante la O.N.U. no ha funcionado. Ni siquiera por ese objetivo común han podido zanjar sus diferencias abismales, ni siquiera el enemigo común a exterminar aunque con diferentes matices ha logrado unir el agua y el aceite de los palestinos. Que podemos esperar de acuerdos con Israel si no son uno solo, si lo que uno haga será boicoteado por el otro, si además se sigue declamando que Hamas no cederá en nada para conseguir la paz y que lo único que lo conforma es conseguirlo todo, completamente todo. Sabemos que ese todo es Israel, la tierra para ellos y los israelíes al mar. Ni sueñen en conseguirlo.

EL DIA DESPUES

Se esperaban disturbios muy importantes, quizás una lluvia de misiles y hasta el ingreso de millones de árabes en forma simultánea por todas las fronteras. Israel se preparo como nunca, adiestro a sus soldados para diferentes escenarios y también a la retaguardia para la defensa civil. Se esperaban escenarios muy complejos, pero al momento de escribir esta nota nada de eso ha sucedido. Israel mantendrá su estado de alerta hasta después de las festividades judías. Los recuerdos de la guerra de Iom Kipur están siempre presentes. Sin embargo la complejidad que cada país enemigo vive dentro de su seno, los enfrentamientos con sus dictadores que aún se mantienen en el poder y con otros que están escondidos hace que la atención vaya por otras vías. Sin embargo ese mismo motivo podría disparar algún intento contra Israel para distraer el problema propio y sumar adherentes entre la población. En Israel también pasa. Aun quienes no comulgamos con el Primer Ministro, en una situación donde está en juego nuestra identidad como Nación, nuestro territorio y nuestras vidas nadie dará vuelta la cara para mirar hacia otro lado. Ante el peligro todos juntos vamos a defender nuestra posición. Defender no tiene que ser con violencia. El discurso de Netaniahu fue también una parte de esa unión ante el peligro, fue también defenderse en foros internacionales adversos con mensajes que llegaran por televisión e internet a millones de personas. Esas personas tendrán con ello la oportunidad de pensar, de escuchar la otra versión, la otra cara de la moneda. Si la toman o no, si les interesa razonar o no, es otra historia. Quien quiera oír, que oiga.

NETANIAHU DEBE CONSEGUIR CONCENSO INTERNO

El Cuarteto de Madrid ha propuesto un camino nuevo para intentar retomar las conversaciones de paz. Se encontrara nuevamente con dos líderes que no la tienen todas consigo. M.Abbas cuenta con la oposición feroz del Hamas y Netaniahu no representa el pensar de la mayoría de la población de Israel. Fuera del discurso que comentamos, el Primer Ministro está atado a una coalición que lo seguirá extorsionando en cada decisión que deba tomar. Es seguro que para avanzar en un plan de paz deberá tomar algunas medidas que no le gustaran a sus socios y en ese mismo momento perderá el gobierno con lo cual todo volverá a punto muerto. A solo algunos días de su discurso el gobierno israelí aprobó la construcción de más de mil viviendas en un barrio de Jerusalén. Los colonos  aflojaran la presión sobre Netaniahu quien recibirá a cambio nuevas y fuertes presiones internacionales.  El quiere conducir solo este proceso y quedar en la historia en caso de que llegue a buen fin. La realidad dice que de esta forma no va a llegar a la meta. Debe bajarse de la soberbia individual y lograr el apoyo de todas las fuerzas políticas e incluso de la mayoría de la población en un plan viable que luego no pueda ser rechazado. Quizás los próximos días debería dedicarlos a esa gran tarea llamando a una posición común frente a los acontecimientos especiales que debemos afrontar, frente a las decisiones cruciales que seguramente cambiaran algunas cosas que hoy damos como naturales. Así mismo la oposición debe ponerse a la altura de los acontecimientos dejando de lado cualquier oportunidad de sacar ventajas o desacreditar al Ministro. La población vera con buenos ojos a la oposición si esta acepta que la paz y la seguridad de Israel están por encima de los intereses electorales.  De esta forma daremos una imagen de fortaleza, de convicción y de que estamos seguros de lo que queremos y  podemos negociar. Si Abbas no está en condiciones de hacer lo mismo la comunidad internacional deberá salvo mala intención manifiesta ir cambiando la imagen de cómo son las cosas.