AYUDANDO AL ENEMIGO CONTRA EL ENEMIGO

0
1700

La situación hace que Israel asista a los rebeldes sirios

Muchas veces los israelíes nos enojamos cuando desde afuera se publica que estamos detrás de algunos asuntos o grupos contrarios al país y a la sociedad occidental Pero esta vez la confirmación viene de nuestra propia casa. El Ministro de Defensa Moshe Yaalon manifestó que estamos asistiendo a los rebeldes sirios y que hemos atendido a más de mil de ellos en nuestros hospitales desde que se inició la guerra civil en el 2011. A pesar de la política de no involucrarse en el conflicto, la situación de la frontera norte ha obligado estos cambios que no resultan tampoco nada simpáticos.

CUIDAR LA FRONTERA Y A LA POBLACIÓN DRUSA

Los drusos israelíes son una comunidad integrada en muchos aspectos a la vida israelí y uno de ellos es el propio ejército, FDI. Esos deberes que cumplen con orgullo y decisión propia como ciudadanos que son otorga también derechos que hoy reclaman de las autoridades. Sus familias cercanas que han quedado del lado sirio están en grave peligro ante el avance del grupo extremista ISIS y eso concuerda a su vez con el peligro que representan estas acciones a la seguridad del país y su sensible frontera norte. El Golán ha sido, es y será un baluarte de defensa de nuestro territorio y ese es el motivo por el que no será negociada su devolución bajo ningún concepto. El ejército cuida con celo y en forma permanente este sector del país sabiendo que con ello evita cualquier posibilidad de ingreso a quienes quieren atacarnos. Pero esta vez fuimos más lejos. Para tranquilizar a la población drusa, el propio Ministro Yaalon se vio obligado a manifestar y confirmar una noticia que de haber salido en otros medios del exterior nos habría molestado bastante además de catalogarla como un invento. Pero la única verdad es la realidad.Israel ayuda a los rebeldes sirios.

LOS GRUPOS EXTREMISTAS SE DISPUTAN POBLACIONES FRONTERIZAS

Quienes son los rebeldes del otro lado de la frontera? Allí donde vive la población drusa que es una minoría fuerte pero incapaz de defenderse sola ante el ataque de todos y cada uno de los grupos extremistas que quieren ocupar ese territorio. Hoy la fuerza de las armas en esos lares es de Al Nusra, un grupo aliado a Al Qaeda, debilitado pero no por ello menos peligroso y menos extremista. El grupo ISIS se acerca peligrosamente y muestra a las claras que quiere ser el que esté más cerca de Israel para así anotarse algún punto a favor ante sus seguidores. Están atentos también otros que los miran con recelo y cierta admiración, sus potenciales integrantes futuros que van con el que tiene más fuerza y con el que consigue más logros. En ese sentido, la mínima acción exitosa contra Israel catapultará al ISIS tanto como sus decapitaciones y ejecuciones que tanto impresionan. Pero analicemos como es “Al Nusra”, el grupo al que Israel se ve forzado a ayudar.

AL NUSRA ES IGUAL DE EXTREMISTA PERO CON MENOS PUBLICIDAD

El Frente Al Nusra viene cometiendo crímenes y atrocidades en Siria desde hace tres años, pero no tiene la misma trascendencia mediática que el Estado Islámico. Está claro que ambas organizaciones extremistas buscan lo mismo y con métodos parecidos. Las dos pretenden instalar un Califato en el que su propio Jeque sea la máxima autoridad y hacen lo que él les ordena. Buscan derrocar al gobierno de Assad en Siria y no obedecen al Islam aunque ponen el corán como libro de cabecera a la hora de implantar las prohibiciones. Destruyen todo lo que se presenta a su paso en el afán de avanzar, ciudades, cultura, viviendas y personas. Familias enteras han sucumbido en diferentes formas bajo las garras de los dos grupos. Ciudades enteras como la industrial Adra están en ruinas. A fines del año pasado, sus cien mil habitantes se trasladaron a refugios y al regresar encontraron las ruinas de lo que era un sitio próspero, habiendo perdido toda posibilidad inmediata de rehabilitación. Al Nusra secuestra, ejecuta por supuesta blasfemia o adulterio y otros motivos siempre sin juicio previo. Son tan crueles como el que más, incluso destruyen mezquitas a su paso y libros del Corán. Tienen cárceles de arrepentimiento. Encierran a su paso a los habitantes del lugar y los obligan a unirse a sus filas. En caso de negarse, son ejecutados.

ORGANIZACIONES HUMANITARIAS SORDAS Y MUDAS

Mientras todo eso sucede, las Organizaciones Humanitarias apuntan a Israel. Sus recursos necesarios para funcionar vienen de la mano del antisemitismo y tienen que cumplir con esa parte del trabajo sucio. No tienen ojos ni oídos para ver y escuchar las atrocidades que se cometen en Siria y esto ya lleva demasiado tiempo. Tanto Assad y sus fuerzas leales, como ambos grupos terroristas utilizan todo lo que se les ocurra en pos de sus objetivos sin reparar en prohibiciones ni tampoco en sentimientos humanitarios. La ONU por su parte, inundada en su conformación por países pro palestinos, también apunta sus dardos contra la Nación Judía, mientras mira para otro lado cuando se trata de pequeños y no tan pequeños genocidios en los países árabes. Los ciudadanos del mundo miran azorados cómo avanza el mal casi sin obstáculos sin que nadie haga nada ni se interponga en sus planes. El pequeño ensayo de la coalición internacional liderada por los EEUU ataca a ISIS con resultados altamente insuficientes y no tiene miras de involucrarse más a fondo. Los civiles de la zona están indefensos. Sálvese quien pueda.

PUEDE ISRAEL AYUDAR A ENEMIGOS Y GRUPOS TERRORISTAS?

Es una pregunta que salta a la vista pero muy incómoda y casi sin respuestas. En primera instancia la respuesta es no, de ninguna forma. Pero la realidad dice que si, que lo está haciendo. Una dualidad que la razón no puede entender pero que obedece a estrategias de guerra que no siempre van de la mano del pensamiento de civiles educados para la paz, la convivencia y el diálogo. La verdad es que hay en estos momentos un canal de contactos entre los grupos sirios de Al Nusra e Israel. La verdad es que nuestros hospitales curan a sus heridos y nuestro ejército los traslada desde Siria hasta nuestro país. La verdad es que de alguna forma Israel los protege y los ayuda. Debo decir que me siento muy incomodo escribiendo estas líneas. No cabe en mi razonamiento ayudar a terroristas, incluso pactar con ellos. Terroristas son terroristas, no van a cambiar, no van a ser nuestros amigos nunca jamas. La situación coyuntural hace que esto sea posible. Pero me causa asombro e incredulidad leer que nuestro Ministro de Defensa declare “ que la ayuda se da bajo dos condiciones. Que los rebeldes detengan al ISIS para mantenerlos lejos de la frontera, y que no ataquen ni hagan daño a la población drusa de Siria“ Resulta tragicómico creer que Al Nusra va a obedecer órdenes de Israel. Casi patético. Autor: Bernardo Ptasevich