A MATAR O MORIR «Gadafi Se Resiste a Dejar el Poder»

0
1207

Autor: Bernardo Ptasevich

Millones y millones de dólares están en juego. Los que hizo, los que hace y los que quiere seguir haciendo en su provecho. Sabe que si deja el poder las tres opciones corren peligro. Dejaría de recaudar al perder los pozos de petróleo y la fortuna que posee estaría en peligro de ser confiscada, aunque todos sabemos que eso puede suceder solo en un porcentaje. Gadafi tiene muchos testaferros,  muchas propiedades y negocios esparcidos por el mundo. Seguramente también tiene mucho efectivo desparramado no solo en bancos donde pueden quitárselo sino también en el circuito  mundial del dinero no oficial.  Las sanciones financieras no producen el efecto deseado por el momento y continúa recibiendo los beneficios que por supuesto usa en su provecho.

El Dictador nunca fue respetuoso con la vida humana, salvo con la suya propia. Su historial de atentados y muertes ha conmovido al mundo en varias oportunidades. Sin embargo ese mismo mundo le dio la oportunidad de cambiar y lo acogió en su seno por decisiones de gobernantes que querían petróleo o negocios que se hacen solo con quien tiene con qué pagar. El dinero todo lo puede, hasta lavar asesinatos y dar salvoconductos a terroristas. A pesar de todo el mal que ha hecho logro continuar al mando de su país, manejando su riqueza sin que por el momento hayan podido derrocarlo.  Gadafi lo dijo pero no hacía falta: el va a matar y matar hasta morir, aunque en realidad manda a otros a matar y matar y va a cuidarse de que no lo maten ya que tiene todos los medios para hacerlo. La ilusión que pudieron  haber generado las victorias parciales de los rebeldes por ahora se ve difusa. Por más que Barak Obama diga que su tiempo termino, el dictador no es un alumno obediente que se irá tranquilamente. Libia ocupa un territorio enorme en el que viven solamente 5.500.000 personas, que podrían nadar en la riqueza de acuerdo a los ingresos que produce el oro negro, pero que solo unos pocos disfrutan. El resto no participa y está reclamando,  ahora por la fuerza,  un lugar en el reparto.

Las cuatro ciudades más grandes del país son Trípoli, su capital con dos millones de habitantes, Bengasi con un millón, Misurata con medio millón y Tobruk con 200.000. El resto de la población se reparte en diferentes sitios del país. La única ciudad que todavía permanece bajo control del Coronel Gadafi es su capital y por cierto también es la más poblada. Las otras tres, así como muchas de las llamadas pequeñas, ya están en manos de los rebeldes. Es importante saber para poder evaluar la situación que el 40 % de la población vive en Trípoli pero como contrapartida los pozos petroleros generadores de riqueza se encuentran en las ciudades que Gadafi no está controlando y que sus fuerzas tratan de recuperar con ataques sanguinarios que incluyen la aviación y los tanques leales. La población libia está formada por Tribus. Entre los 140 clanes tribales que la conforman, los que apoyan mas a Gadafi son Qadafa, a la que él pertenece y Magariha, la segunda mayor tribu y más ligada al gobierno. Sus miembros ocupan puestos importantes y están también en los servicios de seguridad. A pesar de esto muchos jóvenes de esta tribu se han unido a la rebelión por sus contactos con la tribu Zintan que fue una de las que iniciaron este movimiento contra el Coronel. En febrero hubo una reunión de líderes tribales con la presencia del ex ministro de Justicia Mustafa Abdel Jalil en la que según dichos del ex ministro del interior Abdul Fattah Yunis la mayoría de las tribus acordaron unirse en oposición a Gadafi.

Mientras escribo esta nota llegan noticias por medio de la TV francesa a quienes Gadafi les dijo que lo que está haciendo en Libia es igual a lo que Israel hizo en Gaza. Otra vez Israel en medio de algo en lo que nada tiene que ver. Parece que nombrar al país de los judíos le puede traer algún beneficio. Los que nos odian tanto son capaces de juntarse con el peor de los enemigos en esa causa común. Era raro que no nos involucraran antes.  El día que llegue un extraterrestre veremos los titulares de que un espía israelí llego a la tierra.

Con las nuevas tecnologías fue difícil ocultar la pornográfica imagen de un gobierno en la abundancia excesiva que además exhibió en forma provocativa a los demás la diferencia de nivel de vida entre ambos. Son más que conocidas las fiestas de Gadafi en las que participaron las más altas figuras de varios gobiernos del mundo.  Artistas muy reconocidos cobraron fortunas por actuar allí y ahora sienten que ese dinero les quema las manos pero sobre todo la imagen. Ni el mejor Silvio Berlusconi podría opacar esos grandes eventos en los que se gastaron millones de dólares. Pero todas las fiestas terminan, algunas como la de la cenicienta a las doce de la noche y esta de Libia cuando la población dijo basta a los abusos de su gobierno. Más allá del resultado de estas confrontaciones Gadafi ha perdido el apoyo impresentable que había tenido por parte de la comunidad internacional. Ahora todos los amigos se abrieron para cuidar su propio trasero y hacen declaraciones que hace unos meses no hubiesen hecho y que los hubiera radiado de los beneficios de ser amigo de los ultra millonarios del mundo sin importar el origen de esos millones. Es muy difícil juzgar los hechos de la confrontación en Libia ya que todas las informaciones son tendenciosas según quien las emita.  El gobierno quiere mostrarse fuerte y hasta lanzo nuevos y masivos ataques contra lugares en los que había perdido el control. Sin embargo sus últimas ofertas de diálogo, de no representar una trampa y un engaño, mostrarían otra realidad diferente. Los grupos rebeldes no tienen una única voz que los represente y eso es un problema ya que aun venciendo no sabremos quién ha ganado. Gadafi quiere convencer al mundo de que Al Qaeda está detrás de todo y que sus hombres son los que quieren sacarlo del poder. De esa forma el miedo haría que muchos países no tomaran decisiones en su contra. Mientras todo esto se dilucida hay gente que sufre. Las fotos de Libia casi no muestran niños ni mujeres como si sus habitantes fueran solo guerreros de las distintas facciones que van de aquí para allá en modernas camionetas japonesas de reconocida marca. Europa, sus organizaciones y el resto del mundo parecen esperar los resultados antes de tomar decisiones. Por ahora vimos solamente tímidas medidas contra el dinero del clan Gadafi y amenazas de intervención que no se ven serias. De todos modos ponerse del lado del dictador los haría cómplices e intervenir en su contra para inclinar la balanza sin saber quiénes son y que quieren hacer los rebeldes es muy peligroso. El mundo árabe sigue encendido a fuego vivo, algo muy doloroso y triste, pero entre medio de las llamas surge una luz de esperanza de que pueda privar la cordura y que los nuevos dirigentes comprendan al fin que hay en el mundo lugar para todos si vivimos en forma civilizada y tolerante. No hay que borrar del mapa a nadie, no hay que cambiar los sentimientos de nadie, no hay que imponer una religión a los demás, hay que respetar las creencias de todos. Tolerancia y respeto, la única forma para vivir en un mundo que pueda seguir existiendo.